#CómoSalimosDeEsta

foto la república

No olvidamos, no olvidaremos

Fujimori nunca más

Publicado: 2017-04-05

El 5 de Abril de 1992, el entonces presidente y ahora reo Alberto Fujimori, perpetró con el apoyo de las Fuerzas Armadas el Autogolpe de Estado que trajo la más grave crisis de la historia republicana del Perú y por el cual seguimos arrastrando taras institucionales y constitucionales.   

Aún ahora, 25 años después del autogolpe, seguimos tratando de limpiar la podredumbre que Fujimori y todos sus secuaces dejaron en la institucionalidad del Estado, la corrupción que se enquistó en lo más profundo del sistema democrático y por ende en la sociedad peruana.

En ese entonces, el Senado se encontraba investigando la matanza perpetrada en Barrios Altos la cual sucedió el 3 de Noviembre de 1991 al mando del Grupo Colina quién llevó a cabo dicha operación dirigidos por Santiago Martín Rivas que no era otro que una marioneta de Vladimiro Montesinos. Se creó una comisión en el Senado para esclarecer lo sucedido pero con el autogolpe y la posterior manipulación de la prensa las investigaciones llevaron muchísimos años para ser resueltas. Se generó toda una maquinaria para manipular a las personas más influyentes del medio, consolidándose de esta manera la dictadura de Fujimori.

Lo que siguió después fue una sucesión de hechos de corrupción y atentados contra los derechos humanos, por lo cual ahora Fujimori está en la cárcel cumpliendo condena. Quedan aún muchas cosas por esclarecer, así como solucionar como nación ya que las consecuencias de la corrupción que institucionalizó Fujimori aún hoy en día tiene repercusiones.

Fujimori se aseguró de dejarnos las mínimas herramientas para generar el cambio, el sistema que se instauró después de esa nefasta época prácticamente eliminó una generación de peruanos, dejó en la miseria y orfandad política a muchos compatriotas generando un alejamiento de la política de base. La propaganda de la época dibujó a Fujimori como el mesías salvador que solucionaría mágicamente los problemas de violencia que se vivía en esa época, sin embargo, nadie recuerda los vídeos en la salita del SIN, nadie recuerda los miles de desaparecidos que listó luego de un arduo trabajo la CVR, nadie recuerda o nadie quiere recordar.

El trabajo de todos ahora, es exigir que esa podredumbre no nos ciegue, y por eso es tan necesario el trabajo de educar y mantener viva la memoria de las víctimas, para que nunca más suceda un Autogolpe, para que nunca más se repita la historia, para que nunca más suceda un 5 de Abril. Es nuestra tarea como ciudadanos involucrarnos en la construcción del porvenir de nuestra nación y perpetuar la memoria para el bien de la democracia y el estado de derecho.


Escrito por

Lara Salvatierra

Sanmarquina trotamundos. Tengo de Inga y de Mandinga y mi verbo favorito es Luchar.


Publicado en

larasalvatierra

Perú, Política, Sociedad.